PEDRO MENÉNDEZ DE AVILES, AL OTRO LADO DEL MUNDO… LA HISTORIA

JOSÉ MARTÍNEZ
ISBN: 978-84-937560-8-6



PEDRO MENÉNDEZ DE AVILES,  AL OTRO LADO DEL MUNDO… LA HISTORIA

Edición: Primera
Publicación: 01/06/2011
Páginas 60
Tamaño: 24 x 33 cm
Encuadernación: Cartoné
Idioma: Castellano / Inglés

PVP: 30,00 € Impuestos inc.

Editorial: Nieva Ediciones


SINOPSIS

Pedro Menéndez de Avilés, es uno de los más ilustres y destacados hijos en toda la dilatada historia de la antigua Villa Avilesina, en la que vino al mundo el jueves 15 de febrero de 1519”.

Fueron sus padres, Juan Alonso Sánchez Álvarez de Avilés y Maria Alonso Arango. Falleció su padre cuando no había cumplido 9 años, en 1527; Su madre se volvió a casar y él se fue a vivir con su tío Juan González de Avilés, de cuya casa se fugó. Movido por una irresistible vocación marinera, cuando no había cumplido 14 años, se enroló de grumete en Santander, poniendo pronto de manifiesto sus dotes de navegante.

A los 16 años, con la herencia que le correspondió de su padre compró un “patache”, dándose a la navegación, adquiriendo enseguida fama de hábil piloto y valeroso marino en la persecución de piratas y corsarios. No había cumplido 30 años cuando el Emperador Maximiliano II, yerno de Carlos I, le encomendó la vigilancia de la costa cantábrica y después el Emperador Carlos, le confió análogas misiones realizadas con éxito.

Tan pronto como Felipe II inicia su efectivo reinado en 1556, conocedor de la valía del marino, le confió las misiones más arriesgadas y complejas, nombrándolo en 10 ocasiones “Capitán General de la Armada”.

Nauta y marino extraordinario, militar inteligente y valiente, gobernante atinado y generoso, diplomático hábil y pacificador, “cristiano viejo”; diseñó navíos con los que cruzó el océano en tiempo entonces impensable; inventó aparatos náuticos para medir latitudes. Hombre culto pudiera decirse de él que fue un renacentista en su tiempo, gustaba de las buenas letras y escribía con soltura e ingenio como lo acredita su extensa correspondencia, hablaba inglés y era un gran aficionado a la música. “Que siempre la había donde él estaba”. Amante de la familia, honrado, noble y veraz, su prodigalidad era notoria, todo lo compartía con los demás; fue en él en quien confió, después de solicitar su parecer por escrito, cumplimentado en un extenso memorial, en quien confió “El rey prudente”, para desalojar la colonia de hugonotes franceses que se habían asentado en Florida, ejerciendo la piratería que impedía la navegación por el Canal de Bahamas. Le otorgó el rey capitulaciones con el título de V Adelantado de la Florida y Gobernador de aquellos territorios, misión que pese a sus muchos riesgos y dificultades llevó a cabo con maestría y rapidez al mando de una potente flota en la que invirtió sus bienes, pues: “La Corona tenía las arcas menguadas”. Funda allí la ciudad de “San Agustín”, pues había arribado a aquella costa el 28 de agosto de 1565, festividad de tal santo. Tenía el Adelantado 46 años, al año siguiente fue nombrado, también, Gobernador de Cuba.

El 10 de febrero de 1574, le ordena el rey ponerse al frente de una potente armada reunida en Santander, para sofocar los conflictos de Flandes, nada más posesionarse con gran solemnidad de su mando: “Le acometió un tabardillo maligno”, del que moría el día 17 de septiembre de 1574, a los 55 años de edad.



Comprar