JULIAN GARCIA SAN MIGUEL

Julián García-San Miguel y Zaldúa, II Marqués de Teverga. Nació en Avilés, el 9 de marzo de 1841, del legítimo matrimonio de José García-San Miguel y de Eusebia Zaldúa, naturales y vecinos de ésta Villa.



JULIAN GARCIA SAN MIGUEL

Sobre JULIAN GARCIA SAN MIGUEL

Sección Autores

BIOGRAFÍA

Julián García-San Miguel y Zaldúa, II Marqués de Teverga. Nació en Avilés, el 9 de marzo de 1841, del legítimo matrimonio de José García-San Miguel y de Eusebia Zaldúa, naturales y vecinos de ésta Villa. Heredó el título de marqués de Tevera, de su padre, siendo por ello el segundo Marqués de Teverga.

Tras cursar los primeros estudios en su Villa natal, estudió leyes en la Universidad de Oviedo, doctorándose en Madrid en 1865 con una extensa e interesante tesis sobre "La legislación histórica española, relativa a la institución matrimonial". Ejerció la abogacía con despacho en Oviedo, donde fue profesor de la Universidad; miembro de la Comisión de Monumentos y correspondiente de la Academia de la Historia.

Como miembro de la Comisión de Monumentos comenzó a dispensar su apoyo e interés por todo cuanto redundase en mejoras y beneficios de su Villa natal. Gracias a su intervención se consiguió que se reparara el singular monumento funerario de la capilla de Las Alas; también importantes obras en el antiguo templo del convento de San Francisco, convertido en la parroquia de San Nicolás y asimismo reparaciones en la vieja iglesia de Sabugo.

Desde su juventud fue numerosa y considerable su labor divulgadora mediante muchos artículos sobre temas políticos, sociales y económicos, publicados en la prensa, siendo de los primeros eruditos que cayeron en la cuenta del valor divulgador de las páginas en la prensa diaria y su capacidad para llegar al gran público. 

En El Faro Asturiano fue contumaz defensor de la autenticidad del Fuero de Avilés, que por entonces sufría los embates de algunos académicos, con razonamientos y argumentos a los que posteriormente autorizados historiadores y lingüistas dieron la razón.

Colaboró con Bellmunt y Canella en su monumental obra Asturias escribiendo en ella la parte relativa a Avilés. Posteriormente su discurso de ingreso en la Real Academia de la Historia llevó por título: "Avilés, noticias históricas" que fue el origen de lo que complementó más adelante hasta formar un libro con el mismo título que se publicó en 1897, obra singular por los datos que aporta. 

Perteneció Julián García-San Miguel y Zaldúa al Consejo de Estado y a la Real Academia de Jurisprudencia; entre sus numerosas publicaciones merecen ser destacadas: "La reforma penitenciaria" (1901), y "La representación parlamentaria, el sufragio obligatorio y el referéndum" (1907).

Fue diputado a Cortes por el distrito de Avilés durante 38 años, desde 1869 a 1907 y senador vitalicio desde 1907 hasta su muerte, ocurrida en Olmedo en 1911 cuando contaba setenta años de edad.

Ocupó altos cargos de la Administración durante los ocho gobiernos de Práxedes Mateo Sagasta que se sucedieron entre 1861 y 1902, ocupando sucesivamente: la Dirección General de Beneficencia; la Subsecretaría de Gobernación y el Ministerio de Gracia y Justicia.

Pese a su actividad política no abandonó el trabajo mercantil, que con tanto acierto había llevado a cabo su padre, prosiguiendo su activo comercio con los países de ultramar, redundando en beneficio de los avilesinos y de la propia Villa, que vivió su primera época de progreso y expansión gracias a los que se habían labrado y asegurado, lo que en aquella época constituía una desahogada posición económica. 

Desde los distintos cargos públicos que ocupó, fue artífice de importantes logros en beneficio de Avilés. En apretada síntesis, debemos mencionar, porque es de justicia, que de alguna manera remató las importantísimas obras en lo referente al puerto y ría de Avilés que se estaban llevando a cabo de canalización y dragados desde el muelle local a la bocana de San Juan de Nieva. Intervino también en la canalización del río Raíces y su desagüe en la ría de Avilés, la construcción de la dársena de San Juan de Nieva, el saneamiento del playón de Raíces, el trazado de lo que se llamó "carretera del Torno", hoy conde de Guadalhorce, medio de unión de la Villa con el puerto. Otro logro del Marqués de Teverga fue el ramal de ferrocarril de Villabona-Avilés-San Juan de Nieva y también la adquisición de los terrenos que había ocupado el gran convento de La Merced, para planificar el ensanche de Avilés y sobre los que se edificó, con su mecenazgo, la nueva parroquia de Santo Tomás de Cantorbery de Sabugo, con la plaza y calles que la circundan, sin duda la construcción más significativa y emblemática del Avilés de comienzos del siglo XX. Hizo también numerosísimas aportaciones con fines benéficos y asistenciales, y remató de manera definitiva las interminables obras de desecación y saneamiento de las insalubres marismas que circundaban la Villa.



Pedir información


Publicaciones